Historia del Láser en la medicina

ago 18th

2012

CategoryPosted in Novedades
Comments Comments 0

La historia del LASER comienza cuando Albert Einstein en 1917 menciona por primera vez la obtención de una partícula de luz (foton) al excitar un átomo. (EMISION ESTIMULADA). Hasta entonces se creía que la luz era emitida por los átomos en forma espontánea. Esta idea se tomó, y se construyó el primer prototipo que no trabajaba con luz sino con microondas y se llamo MASER (Charles Townes, 1951, Columbia University [1]). Muchos físicos se atribuyen la creación del LASER y varios de ellos (Schwalow, Townes, Prokhorov, Blasov) recibieron premio nobel de física. Gordon Gould durante muchos años lucho por que sea reconocida su patente sobre el LASER y eso ocurrió más de una década después. Al final quien ganó la carrera el 16 de mayo de 1960 fue Theodore Maiman; Rubí fue el material utilizado. Ese láser era un Rubí 694.3nm y contaba con todas las propiedades ya mencionadas (monocromático, coherente y colimado) y emitía de manera pulsada altos flashes de luz en cortos lapsos de tiempo.
Sin embargo, el Rubí no cumplía con las condiciones para ser utilizado en medicina. El primer LASER utilizado en medicina fue un GAS: Argon (Ar), para cirugía.
Con el correr de los años se fueron probando cientos de MEDIOS ACTIVOS (material que es excitado para obtener Luz LASER) consiguiendo también aumentar las potencias de emisión. Es así como en los años 70 se comienzan a utilizar equipos de alta potencia de CO2, cuya aplicación era cortar tejidos sin sangrado (bisturí). Estos últimos eran de emisión continua.
Con la aparición de la curva de absorción (Fig. 4) donde se muestran las distintas longitudes de onda cortando las curvas de los pigmentos fisiológicos distribuidos en el espectro lumínico, se puede saber cual es el LASER ideal para atacar cada
uno de estos pigmentos.
Es así como 1983 se enuncia la teoría de la FOTERMOLISIS SELECTIVA cuando Anderson y Parrish introducen los láser pulsados para uso a través de la piel y explican que si utilizamos una longitud de onda apropiada y utilizamos un pulso con una energía suficientemente alta para causar la destrucción del objetivo y simultáneamente suficientemente corta para no dañar los tejidos que lo rodean, obtendríamos una daño focalizado y puntual. En consecuencia se menciona el TRT (tiempo de relajación del tejido) que es el tiempo entre pulso y pulso que la piel debería “descansar” hasta el próximo pulso para evitar daños térmicos innecesarios.
A partir de esta teoría todos los trabajos que se escriben del uso del LASER mencionan este descubrimiento publicado por primera vez en la revista SCIENCE en abril de 1983.
La evolución de los LASER tiene su auge en los años siguientes (los 90´) cuando la medicina le solicita a la industria diferentes longitudes de onda para su uso en innumerables aplicaciones. Oftalmología, Urología, Otorrinolaringología, Cirugía general, Laparoscopia, Ginecología, Dermatología, Plástica y Vascular.

Gabay, O. B. Sc.
B. Sc. En Biología – Universidad de Tel Aviv, Israel

Leave a comment

Your email address will not be shared or published. Required fields are marked *

Current day month ye@r *

Orlightlaser.com - info@orlightlaser.com